** SE ACERCA EL 10 DE MARZO Y, COMO CADA AÑO…. **

8 03 2011

TIBET CERRADO

Publicado por Joaquín Campos en su blog “CHINITIS”
8 Marzo, 2011
En la mansión ‘han’, o sea, China, Tíbet es una puerta más. Una puerta, exactamente, del patio trasero. De otro color, con otra medida y con diferentes detalles. Y el dueño de la mansión, Hu Jintao, abre y cierra la misma las veces que quiere y cuando lo desea. Por ello, ahogará a los suyos –tibetanos y chinos- durante el mes de marzo y previsiblemente en parte de abril con la prohibición de vacacionar en la región autónoma -otrora nación independiente de lazos con vecino alguno- a cualquier ser humano extranjero. La razón, única y exclusiva, hay que encontrarla en esos miedos ancestrales que proyecta todo aquel que se impone por la fuerza. Y es que durante el mes que corre de hace tres años se produjeron los mayores enfrentamientos de los últimos tiempos entre tibetanos y fuerzas de seguridad china. Desde aquella revuelta, que el gobierno chino no quiere que se recuerde, faltan de sus hogares, por fallecimiento, 150 tibetanos; aparte de numerosos detenidos por el simplista, legal y humanitario hecho de manifestarse contra las brutalidades del gobierno de Hu Jintao que invierte en Tíbet sólo para los chinos ‘han’ que, homenajeando a ‘La Marcha Verde’, llegaron hace décadas para repartirse el pastel de cuatro trozos: obras estatales, turismo, petróleo y gas.

Desde que en año 1951 Mao decidió “liberar” Tíbet, la región -otrora nación- no ha hecho más que perder su personalidad con la excusa de los avances. Carreteras, aeropuertos y yacimientos explotados que nunca llevan el marchamo de un solo tibetano, dueño real de sus tierras.

Cuentan los turistas –especialmente los viajeros, muchos más avispados- que ya casi no se desprende rastro tibetano cuando uno visita Lhasa. El resto de la autonomía sigue casi impoluta pero no su capital, convertida en el clásico burdel ‘han’ de karaokes puteros, hoteles deslavazados, centros comerciales pomposos y demás idioteces varias. Si uno es capaz de encontrar la acuosa cerveza ‘Tsingtao’ o los cancerígenos ‘noodles’ instantáneos en cada lineal de tienda callejera es que el drama ya no tiene solución. Hasta el año 1951 Tíbet sabía poco de la raza china. Y desde ese año China quiso a esa parte complejamente montañosa del mundo por esos bienes que da el subsuelo, por su inmenso tamaño y por, como no, ese afán imperialista tardío que les hace agrandar sus lindes cada vez que se ponen burros. Tíbet no es China, evidencia infantil, que se detecta simplemente en cómo andan, qué cocinan, cómo hablan, dónde duermen, cómo escriben y su filosofía de vida, en las antípodas de la china, otrora confuciana, hoy acomplejada-consumista-capitalista.

Cortar por lo sano es uno de los santos y señas de la dictadura comunista que ante la duda cierra puertas que tampoco es que hubieran estado abiertas de par en par. Desde los enfrentamientos sangrientos de 2008 los turistas llegan, generalmente, a cuenta gotas y en grupos, bajo el control del estado. Que las libertades occidentales causan dentera a este régimen que ya mantuvo cerrada la región durante un año.

Tras el mal de altura tibetano, que se llega a arreglar en hospitales y con tratamientos varios, están las puertas cerradas del gobierno chino, sin solución a medio plazo, al menos por ahora.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: