** EN CHINA, TRABAJADORES ESCLAVOS RETRASADOS MENTALES, ERAN ALIMENTADOS CON COMIDA PARA PERROS **

16 12 2010

.La verdadera Xinjiang
(Pienso canino para esclavos retrasados)
Publicado por Joaquín Campos|
14 Diciembre, 2010

El ‘Global Times’ –versión inglesa del Diario del Pueblo- mantiene una curiosa sección justo debajo de su cabecera, si de internet hablamos. Esta sección, titulada ‘True Xinjiang’ (La verdadera Xinjiang), no es más que una lavadora del Partido con la que se propone menguar las cabezas de los ‘lao wai’ (extranjeros), únicos desalmados con opciones de poder leer su diario.

En esta sección se engrandecen las inversiones, las creaciones de puestos de trabajo, los kilómetros de raíles, los aeropuertos y todo lo que aparente ser desarrollo en una región autónoma que si antes no tuvo parabienes fue por la sencilla razón de que en China toda su población las estaba pasando canutas y además se desconocía que bajo sus áridas tierras el gas se daba en quintales. El citado diario, vocero del Gobierno, siempre pasa por alto detalles “sin importancia” que si salieran a la luz aclararían el porqué de tales inversiones y sobre todo, quién se lo está llevando muerto.

La región autónoma Uygur (Xinjiang en chino, que significa “nueva frontera”, ojo al dato) no es más que otra de las zonas del oeste que los chinos se han ido quedando a la fuerza. En Xinjiang habitaban uigures que nunca siquiera chapurrearon el mandarín hasta que llegaron los invasores, hoy autodenominados “inversores”. El problema crece enormemente en estas fechas de prosperidad del gigante asiático que para evitar males mayores y en una copia exacta a sí mismo invade esta región con millones de chinos de la etnia ‘han’, la mayoritaria en China. Antes pasó con Mongolia Interior, la provincia trincada a los auténticos mongoles, y ahora ocurre con el Tíbet y Xinjiang. Las quejas esenciales del pueblo uigur llegan por el nulo respeto a la lengua y cultura local y sobre todo, por el nada equitativo reparto de bienes y puestos de trabajos entre los locales, apartados de la realidad para que la migración ‘han’ se lo lleve todo. Como máximo exponente de la aberración resaltar la anunciación del gobierno de Hu Jintao de acabar con el caso antiguo de Kashgar, una reliquia de ciudad única en el mundo, que será tirada abajo por “seguridad sísmica”, según declararon las autoridades chinas. Ni que decir tiene que las especulaciones constructoras y la desaparición de lugares de rezo son las únicas razones que tienen los chinos para acabar con una de las joyas de la Ruta de la Seda.

Unos inversores ‘han’ con negocios de construcción (ladrillos y cemento) en Turpan, ciudad secundaria de Xinjiang, han sido detenidos tras la descubrirse las “inversiones” que realizan los chinos en este terreno que se expolia a cada segundo. Once trabajadores (ocho de ellos enfermos mentales), comprados por 1.300 dólares a una agencia china, y por los que seguían abonando cien euros al mes en concepto de comisión, han sido salvados tras cinco años de esclavitud de las garras de Li Xinglin, el patrón sin igual que los tenía trabajando dieciséis horas diarias, sin días de descanso, sin posibilidad de ducharse, habitando en el suelo, comiendo alimentos para perros y sin sueldo alguno. Además, no disponían de medida alguna de seguridad o uniforme acorde al puesto de trabajo, habiendo estado expuestos a la contaminación más brutal durante todo este tiempo. Da la macabra casualidad que no es la primera vez que se encuentran en este país casos de tamaña explotación inhumana.

Como dato anecdótico recalcar que el bueno de Li Xinglin daba algo de carne a sus esclavos cuando por la debilidad caían desmayados. Uno de ellos consiguió hace dos años escapar siendo encontrado días más tarde y devuelto a su puesto de esclavitud tras haber recibido una importante paliza. Sólo ha salido alguna foto en los medios de los pobres desgraciados, cubiertos de cemento, aunque no la del chino ‘han’ inversor en la región autónoma de Xinjiang al que veremos qué pena le cae en un país que por bastante menos –subversión al gobierno, por ejemplo- mata o encarcela de por vida.

Tras las Olimpiadas, la Expo y el crecimiento desmedido; tras los trenes de alta velocidad y las afrentas a Japón; tras los rascacielos inauditos y la liberación sexual, se esconde una China real que es capaz de esclavizar a retrasados mentales a los que alimentaban con pienso para perros. La verdad, nunca en toda mi vida me había encontrado con un caso igual que lamentablemente me temo que no será el único.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: