CUENTO DE INTERNET

15 01 2010

Erase una vez, no hace muchos años, un buscador de internet que quiso prestar sus servicios al todopoderoso señor de la Gran Muralla.
Para ello se traslado hasta el castillo del poderoso señor y le suplico una audiencia.
Una vez concedida expuso sus intenciones de brindar sus servicios en aquel gran pais siendo fiel a los deseos de su señor en cuanto a la forma en que habria de realizarlos.
El señor de la Gran Muralla le dijo que podria trabajar alli y ganar grandes cantidades de dinero pero siempre y cuando le facilitara una lista con los nombres de todo aquel vasallo que intentara saber algo que no fuera conveniente.
El buscador de internet, al que solo interesaba ganar mucho dinero, accedio encantado y comenzo a prestar sus servicios en el reino del señor de la Gran Muralla.
Muy pronto, cientos de internautas quisieron saber muchas cosas y comenzaron a teclear sin parar temas como: DEMOCRACIA, LIBERTAD, DERECHOS HUMANOS, TIBET LIBRE, DALAI LAMA, PRENSA LIBRE, etc.
El buscador de internet confecciono una lista enorme, con cientos de nombres de internautas de aquel gran pais y, como habia prometido, la entrego a su señor.
En las carceles del reino de la Gran Muralla, fueron encerrados miles de internautas por alta traicion. A quien se le ocurria querer saber que era la LIBERTAD o la DEMOCRACIA?.
Aquellos temas eran muy peligrosos para la seguridad del reino de la Gran Muralla.
El buscador siguio con sus negocios y gano mucho dinero, muchisimo, sin preocuparle cuanta sangre y cuanto dolor habia detras de aquellas ganancias.
Pero llego un dia en que el reino del señor de la Gran Muralla crecio tanto en sus conocimientos cientificos y poder economico que pensaron ser ellos mismos los que ganaran aquellos dineros con un buscador propio.
Y aqui comenzo la era fatal para el buscador extranjero. Fue atacado, difamado y entorpecido en su labor para forzarle a marchar del reino.
Los tiempos de colaboracion mutua habian terminado.
Finalmente el señor de la Gran Muralla envio a su Dragon Imperial que ataco y lucho con el buscador extranjero hasta que este decidio marcharse.
El buscador dejo, antes de irse, una semilla del arbol de bodhi,que trajo alguien de unas vacaciones por el norte de India. plantada en el solar donde se alzo su sede central,
Cuentan que la semilla fructifico y crecio un enorme arbol a cuya sombra acuden los habitantes del pais de la Gran Muralla para charlar sobre los temas que no pueden ver en internet y disfrutar de hermosos amaneceres.
Y colorin colorado este cuento quizas, quizas…. ha terminado.


Acciones

Information

One response

15 01 2010
Carlos Olalla

Ay de estos buscadores de oro del siglo XXI que esquilman no sólo la riqueza de todo lo que tocan, sino la propia vida de quienes se acercan confiados a ellos buscando esa libertad tantas veces prometida y tantas veces asesinada…. pero ay también de los emperadores del país de la Gran Muralla, siempre sedientos de sangre idealista, libre y joven… Porque llegará un día, y tarde o temprano ese día llegará, en que buscadores y emperadores serán por fin sentados ante un tribunal formado por todos los que sufrieron por ellos; un tribunal que no buscará venganza sino justicia; que no querrá revancha, sino verdad; que nada sabrá de odio o de terror, sino de compasión y dignidad, y ese tribunal les condenará a la más dura de las penas que esos monstruos pueden sufrir: ¡encerrarles en una celda con paredes forradas de espejos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: